¿Por qué muerde un gato?

¿Por qué muerde un gato?

Los mininos son considerados animales cazadores, y en muchos de ellos ese instinto permanece siempre. La caza y el acecho son dos de los juegos favoritos de los mininos. Los gatos que muerden nuestras manos al jugar lo acostumbran a hacer porque nosotros les hemos acostumbrado a ello, sobre todo si se lo hacemos desde que son cachorros.

Cuando tu gato es pequeño, te puede parecer divertido que te clave sus dientecitos, pero al crecer los gatos continúan pensando que se trata de un juego y no logran entender porque ya no nos gusta que nos muerdan. Incluso hay ocasiones en que no distinguen que en ese momento utilices las manos para hacer otra cosa.

Desde aquí te aconsejamos evitar las manos para los juegos, desde pequeños. Es mejor utilizar otros juguetes que sean adecuados para tu gato como pueden ser las cañas, las plumas, etc. Dichos juguetes incitan al juego y a la caza, a la vez que evitan mordiscos no deseados.

Algunos felinos también están acostumbrados a cazarnos las piernas, los bajos de los pantalones, etc. El consejo que te daremos para ello sería muy parecido, es decir, debes usar otros juguetes para así llamar su atención.

Si a tu mascota le gusta el movimiento y te muerde las piernas cuando te mueves, te aconsejamos que uses plumeros, pelotas, ratoncitos, etc., para que tu felino se entretenga con estos objetos.

Los gatos muerden por miedo

El hecho de morder es también un modo de defensa y de ataque del minino en su estado natural. Si tu amigo peludo se halla en situaciones de miedo y acorrale puede ser que te acabe mordiendo. Los indicios de miedo de tu mascota son muy claros, por lo tanto, lo que debes hacer es evitar lo que le provoca el ataque.

Estos mordiscos de los que hemos hablado son de felinos a personas, aunque también se dan mordiscos entre gatos, fundamentalmente entre aquellos que se acaban de conocer. Si el comportamiento de tu minino no se corresponde con ninguna de las descripciones que hemos dado anteriormente, es probable que padezca problemas de agresividad, en este caso es aconsejable que consultes con un especialista para que te diga qué le sucede a tu mascota.

La agresividad puede ser puntual, por ejemplo, por un cambio de domicilio, o puede ser por algo propio del felino. Por lo tanto, es importante analizar qué le pasa a tu mascota.

Los gatos muerden cuando no quieren más mimos o caricias

Cada minino acepta de forma diferente nuestras muestras de cariño. Existen felinos a los que les entusiasma que les acaricies y los cojas en brazos, pero hay otros a los que no les gusta en absoluto. Asimismo, hay algunos gatos que enseguida cogen confianza con cualquiera y, en cambio, hay otros a los que no les gustan los desconocidos.

Si tienes un felino es fundamental que te fijes en qué tipo de caricias le gustan, cuándo y cuántas. Algo que sucede con mucha frecuencia es que acariciemos a un gato y, de repente, nos clave las uñas o nos muerda.

Habitualmente estas circunstancias no aparecen de pronto, porque el gato ha emitido señales previas en su lenguaje corporal. Algunos de los signos del minino que dicen “para de tocarme” es que mueva la cola de un lado a otro, que deje de ronronear y/o que se gire boca arriba.

Si tu gato no quiere que le acaricies es porque quizá ya se ha cansado de tantos mimos o puede ser que estás tocándole en una parte que no le gusta. A los felinos hay zonas de su cuerpo que no les gusta que les toquen: la parte trasera de su cuerpo y la barriga.

Si deseas evitar estas situaciones es esencial que te fijes en tu mascota y en los signos que te emite. Y debes parar de hacerle caricias cuando comience a ponerse nervioso.

Si es demasiado tarde, es decir, si el gato nos está clavando los dientes, lo mejor es no moverse hasta que pare, ya que si quitamos la mano puede hacernos daño. También puedes lanzar un juguete o un objeto con la otra mano, de este modo desviarás su atención.

Mordiscos de amor de gatos

Un mordisco de amor (que en inglés se conoce como love bite) es cuando un gato muerde suavemente tu mano u otra parte de tu cuerpo con delicadeza, mientras lo acaricias o juegas con él.

Estos mordisquitos son muestras de cariño con que tu gato te obsequia. Existen mininos más sensibles (especialmente en la parte baja de la espalda) y se aturden de tanto amor, es por eso que te muerden con delicadeza, como si de un pellizco de cariño se tratara.

En ocasiones, todo esto se produce por una sobreestimulación, que puede acentuarse si existe mucho ruido externo, si hay varias personas que lo acarician al mismo tiempo, si le acaricias con las dos manos, etc.

En ocasiones, estos mordiscos de amor se convierten en mordiscos de verdad y hacen daño. Cuando esto ocurre, tienes que dejar de acariciarle o no hacerle tantos mimos.

Es importante que sepas que los gatos suelen jugar entre ellos a morderse, desde cachorros. De este modo ponen a prueba la fuerza e intensidad de sus mordiscos. Los felinos que no controlan tanto los mordiscos son los que no han tenido esta oportunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat