¿Gato o gata? ¿Qué diferencias hay?

¿Gato o gata? ¿Qué diferencias hay?

A la hora de tener un gatito, hay una pregunta casi obligatoria que nos hacemos, ¿un gatito macho o una gatita? Además de las diferencias físicas obvias, también nos encontramos con diferencias de comportamiento según el sexo.

Por lo general, las gatas son mas cariñosas que los gatos machos, aunque ciertas hembras pueden llegar a ser más celosas que un macho al entablar contacto con su nuevo propietario. Lo que ocurre es que una gata, como madre potencial, instintivamente puede sentirse amenazada por cambios en su entorno que ella puede considerar como peligrosos para su seguridad. Sin embargo, pueden llegar a ser mas afectuosas que los gatos machos, aunque hay que tener claro que la gata será posesiva con su amo y con su entorno.

Por otra parte, los gatos machos suelen ser mas indiferentes que las hembras, aunque al principio se muestren más cariñosos con su amo. Esto no quiere decir que no sean cariñosos, todo lo contrario, pueden saltar a tu regazo y pedir cariño. También puede que explore los alrededores a mayor distancia que las gatas.

Un gato macho probablemente sea de un tamaño mayor al llegar a ser adulto que una hembra, y con frecuencia será un poco mas brusco en sus comportamientos, fanfarrón y agresivo.

Un gato adulto no castrado tendrá prioridad sobre su vida sexual ante otros intereses, y en caso de vivir en el interior de una casa y no poder salir al exterior, se pondrá cada vez mas irritable e inquieto. Un macho en estas condiciones puede llegar a perder el apetito y el sueño, no tendrá ganas de jugar ni de mostrarse cariñoso con su amo. Por esto, lo mas recomendable es la esterilización, porque sino, además de estas conductas mencionadas, también buscará rociar la casa con orina, lo cual puede llegar a ser un infierno.

Una hembra no esterilizada sufrirá también el no poder aparearse, en sus períodos de celo tendrá la misma ansiedad que un gato macho, y vocalizará constantemente. También puede “rociar” con orina la casa de manera similar a los gatos. También hay que tener en cuenta, que constantes celos de una gata que no consigue aparearse sufra de quistes de ovario y otros trastornos que pueden llegar a causar serios problemas a su salud.

En resumen, la esterilización o castración del gato, sea macho o hembra es muy importante para el bienestar del animal, y porque no, también el nuestro. La elección del sexo del gato será pensando teniendo en cuenta cuál se adaptará mejor a nosotros, a nuestra propia personalidad y estilo de vida.

Fuente: (www.gatosdomesticos.com)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat