¿Cómo ven los gatos?

¿Cómo ven los gatos?

Se dice que el sentido de la visión de los felinos es uno de los más desarrollados en el mundo animal, luego de muchísimos años de evolución, pues por su condición de cazadores requerían aprovecharlo al máximo; y lo lograron, ya que son considerados unos de los mejores cazadores en todo el mundo. Seguramente llegaste aquí con la incógnita sobre cómo ven los gatos, así que a continuación hablaremos sobre la expendida visión de los felinos.

Los estudiosos han afirmado tras años de análisis que los gatos tienen una perspectiva del mundo muy distinta a la de los seres humanos. Así pues, te ayudaremos a responder la gran interrogante de cómo ven los gatos que, seguramente, te has planteado durante algún tiempo sin lograr conseguir una respuesta certera.

¿Pero realmente cómo ven los gatos?

Los gatos no ven a blanco y negro, ellos también perciben colores
En primer lugar el campo visual del felino es mucho más amplio que el del ser humano. Es, según los expertos, de 200 grados, a diferencia de los 180 grados que posee el hombre.
Si prestamos atención a su apariencia, podemos ver que los ojos del gato son mucho más grande de lo normal y la única razón es que es una forma de mejorar su campo visual, sobre todo, a la hora de atrapar a su presa.

Durante la noche, eran muchas las horas que estos animales empleaban para cazar, por lo que su visión se fue adaptando a esa circunstancia de tal manera que llega a ver hasta ocho veces mejor en luz tenue que el propio ser humano.

Si en la noche tienen una excelente vista, durante el día no logran ver con suficiente claridad. Es decir, que en las horas diurnas su visión es algo borrosa, siendo este un punto negativo en cuanto a la visión felina respecta.

A diferencia de lo que muchos piensan, los gatos no ven en blanco y negro. Los seres humanos tenemos receptores llamado conos que son sensibles a tres tipos de colores: el azul, rojo y verde. Los gatos, por el contrario, pueden ver el verde, amarillo y el azul, siéndoles invisibles, por decirlo de alguna manera, los colores rosa y rojo. También tenemos que destacar que se les hace difícil, para no decir que imposible, divisar colores saturados o tenues.

Enfocar desde distancias cortas es tarea cuesta arriba y eso tiene mucho que ver con el hecho de tener los ojos muy grandes. Para nuestros amigos felinos enfocar objetos de cerca no es para nada tarea fácil, en comparación con los seres humanos, que al tener músculos en cada ojo se le es posible distorsionar objetos y ver mucho mejor de cerca.

La gran cantidad de bastones, que son receptores sensibles a la oscuridad y al movimiento, les permite divisar o detectar objetos que se mueven muy rápido y que, desde su punto de vista, parecen mucho más lentos de lo que realmente son. También se debe destacar que esta característica hace que el gato perciba como inmóvil las cosas, personas u otros animales cuyos movimientos son lentos.

Su excelente visión se debe a muchísimos años de evolución y una carrera titánica para su adaptación.

Es importante que recordemos que los gatos como mascotas son excepcionales y aunque raras veces podamos entender su carácter, seguramente te enternecerá tener uno en casa como animal de compañía.

Fuente: notasdemascotas.com

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat