NexGard es un antipulgas y garrapatas para perros

Nexgard ®

Domicilios la holanda mascotas

Domicilios en Cali de Alimentos y Medicamentos Covid 19 –

En La Holanda Pets estamos listos para llevarte todo lo que tú peludito necesite en Medicamentos y Alimentos en esta epoca de #covit19 😷 Estaremos contigo . Recuerda que nuestra sede Sur no se encuentra en servicio, por lo cual vamos a atender y enviar los productos desde nuestra sede Norte con Domicilios.

Agenda tu domicilio desde la comodidad de tu casa. 📲 304 6484314 – 300 6102198
📞 660 6623 o pide Online en holanda.pet.

Esta es una medida para protegerte y evitar tú salida de casa, contamos con los protocolos adecuados para la entrega.

Recordamos que el costo de envio varia de acuerdo a la distancia desde nuestra sede Norte, y este sera asumido por el cliente vía telefónica o WhatsApp.

Fiesta de disfraces para perros y gatos en Cali

Fiesta de disfraces para perros y gatos en Cali

En la Holanda Tienda de Mascotas este 2 de Noviembre 2019

Se realizará el Concurso de Disfraces para Mascotas, 1 para Perros y otro para gatos
 “El objetivo es celebrar la fecha de Halloween contigo y tu mascota en nuestras dos sedes en Cali”

Tendremos concurso del mejor disfraz y concursos y rifas de ancheta avaluada en $400.000 en productos para tu mascota

Y el 2 de Noviembre estaremos celebrando Halloween contigo y tu mascota en nuestra sede sur Carrera 100 # 16-176 barrio Ciudad Jardín

Por tus compras mayores a $50.000 en TODAS nuestras tiendas la Holanda y en nuestro sitio web Holanda.pet 💟Recibe GRATIS manilla para nuestra fiesta de Halloween en la holanda 2 de Noviembre de 2019 .

Horarios de la Fiesta Halloween para Mascotas en Cali:

Te esperamos en los siguientes horarios: Gatos en la Mañana y Perros en la tarde.

También tendremos grandes regalos en la fiesta.

Algunos de los grandes premios son:

✔️ -3 meses de peluquería Gratis ✔️-1 Profilaxis dental para tu mascota .
✔️-1 Consulta con el veterinario
✔️- Desparasitación , y vitaminización

✨Te esperamos .

✔️ Aceptamos todas las razas

⚠️ Recomendaciones adicionales: 🐾La mascota debe ir con un adulto responsable .
🐾Se recomienda que traigas a tu mascota con su respectivo collar y tradilla.
. 🐾Si tu peludito es catalogado como una raza peligrosa traerlo con Bozal.

Aplican términos y condiciones.
Se entrega 1 manilla por factura .1 manilla valida para 1 Mascota .
Cada sede tendrá color diferente válida para 1 sola fiesta.

El mejor parto para tu perra

El nacimiento de una camada de cachorros es un momento mágico. Para ello debemos estar preparados y saber lo que tenemos que hacer, asegurándonos así un parto seguro y sin complicaciones.

El parto de una perra es laborioso, pero la naturaleza es sabia y la madre sabe lo que ha de hacer. Solo hay que tener preparada una zona donde la perrita se sienta a gusto para parir, toallas limpias por si fueran necesarias y vigilar tanto que hayan salido todas las criaturas como la temperatura de la perra. Además, es conveniente tener cerca el teléfono de urgencia del veterinario, por si surgen complicaciones.

El primer paso es estar preparados, ya que a partir de la monta hay que contar entre 55 y 65 días para que se produzca el parto, aunque, por supuesto, estas fechas son aproximadas y cada gestación es diferente. Para el momento del parto, es aconsejable preparar, en un sitio retirado del trajín diario de la casa, una caja que se adecue al tamaño de la perra, y dejarle en ella periódicos viejos y limpios o unas mantas.

Acertar el día en que la perra se pondrá de parto es complicado, pero hay una serie de signos que indican que el momento está muy cerca. Puede ser que trate de aislarse o, por el contrario, buscar nuestro apoyo mucho más que nunca que su temperatura corporal descienda por debajo de los 37-37,5 grados los 2 días previos al parto; que deje de comer e incluso vomite, y que se acerque y remueva constantemente el lugar preparado.

Una vez empieza el parto, lo mejor que podemos hacer es dejar que la naturaleza actúe y que le perra expulse por sí sola los cachorros. Cuando rompe aguas es importante que el primer cachorro aparezca pronto, y una vez ha nacido, la madre corta el cordón umbilical y lo lame para que respire. El resto de la camada llegará a intervalos regulares, y para comprobar que han salido todos, debemos tocar el vientre de la perra.

Al nacer, los cachorros son sordos y ciegos, y es la madre la que los coloca para que puedan mamar de ella. Solo en caso de que alguno no se enganche lo podemos coger para ayudarlo a alcanzar la mama. Durante las primeras semanas ella se encarga de protegerlos, de procurarles calor y de estimularlos para que evacuen. Los primeros días deberíamos mantener alejados a los niños, sobretodo si son muy pequeños.

En alguna ocasión, como ocurre con grandes camadas o por enfermedad materna, algún cachorro necesita alimentarse con biberones. Es importante utilizar leche de perra artificial, que puede encontrarse en las tiendas especializadas. Durante la primera semana el cachorro necesita hasta 15 tomas diarias, y a partir de la segunda su necesidad se reduce hasta 8 tomas. Las tomas nocturnas también se irán espaciando.

Por eso, como si se tratara del nacimiento de más miembros de la familia, debemos estar preparados y conocer todos los pasos a seguir. Observar el comportamiento de nuestra perra, acondicionarle una zona de parto y dejar que su instinto maternal haga su trabajo, pero estando siempre pendientes de que todo vaya bien. A medida que vayan saliendo los cachorros, comprobamos que la madre les corte el cordón, respiren y mamen. A partir de ahí, lo mejor es dejarla tranquila para que pueda cuidar las primeras semanas de sus recién nacidos.

Fuente: affinity-petcare.com

CONJUNTIVITIS EN GATOS: SÍNTOMAS Y CUIDADOS

¿Crees que tu peludito puede tener conjuntivitis? Esta inflamación es bastante común en los gatos. Además, resulta bastante identificable cuando tu gato lo sufre, ya que lagrimea, tiene los ojos rojos, dolor…

En este artículo queremos desvelar cuáles son las causas y los cuidados que debes tener en cuenta para tratar la conjuntivits en gatos.  

CONJUNTIVITIS EN GATOS: ¿QUÉ ES?

Para explicar qué es la conjuntivitis debemos especificar que se trata de una inflamación en la conjuntiva. La conjuntiva es la membrana que recubre el área blanca del ojo (esclerótica) y el interior de los párpadosSu función es protectora frente a los agentes externos que puedan dañar el globo ocular, además de contribuir a la lubricación del ojo mediante la formación de lágrimas y mucosidad.

Una vez hecha la definición más técnica, podemos contarte que si tu gato tiene conjuntivitis vivirá ciertos síntomas que son similares entre todas las conjuntivitis:

  • Enrojecimiento (eritema)
  • Edema (quemosis)
  • Secreción ocular de tipo mucoso o mucopurulento
  • Y, en ocasiones, lagrimeo continuo (epifora) y dolor, el cual se manifiesta mediante el cierre del ojo de forma involuntaria (blefarospasmo).

CUIDADOS Y PREVENCIÓN

Limpieza e higiene

Es importante que seas cuidadoso con los ojos de tu gato y que utilices productos indicados para este fin, como limpiadores oftalmológicos o suero fisiológico y gasas estériles en lugar de algodón. De esta forma evitarás que los restos de las fibras se introduzcan en el interior del ojo.

Además, es imprescindible que siempre sigas unos buenos hábitos de higiene, alimentación, salud y bienestar: imprescindibles para que tu gato se desarrolle sano y fuerte.

Vacunación

Si tu gato no ha sido vacunado o procede algún lugar con alta densidad de gatos (como por ejemplo protectoras, refugios o la calle) es susceptible a enfermedades víricas y bacterianas que cursan con conjuntivitis.

Por ello, la vacunación es el sistema de prevención más eficaz en la actualidad. Generalmente se inicia a las seis u ocho semanas de edad de los gatos, aunque las pautas vacunales pueden variar en función de los antecedentes de cada gatito.

Terminamos este artículo especial sobre la conjuntivitis en gatos mencionando que, aunque puede ser una alteración grave, es muy probable que la afectación de tu gato se solucione con rapidez.

Lo importante es determinar la causa y visitar cuanto antes al veterinario para poder actuar de forma rápida y correcta.

Fuente: Affinity-petcare.com

8 consejos para cuidar a un perro labrador

También es conocido como labrador retriever, cobrador de labrador o perdiguero de labrador. Esta hermosa y popular raza, originaria de Terranova –actualmente Canadá–, enamora a primera vista por su porte y buen talante. Fuertes y resistentes, también tienen sus puntos débiles, a los que debemos prestar una especial atención.

¿Cómo es el labrador retriever?

Ya sea en color canela o negro –los tonos más habituales– o chocolate –menos frecuentes–, la belleza de estos perros seduce al instante. Tanto es así, que es imposible dejar de mirarlos cuando pasan a nuestro lado.

8 consejos para cuidar a tu labrador

Aunque sean fuertes, los labradores no están exentos de trastornos, como ocurre con otras razas. Aparte del control semestral por el veterinario, para prevenirlos, atenderlos, y garantizar un estado físico, psíquico y emocional óptimo, necesitan una serie de cuidados básicos, que explicamos en estos puntos…

1. Que no les falte el juego: 

Juguetones e incansables, si tienes un labrador, sabrás que no paran y que te necesitan para jugar, sobre todo cuando son cachorros. Así, van a la carrera detrás de todo lo que se mueve, siguiendo su instinto cazador.

Para que continúen con su ritmo, sin extenuarte, necesitan jugar en el parque con otros “colegas” más o menos de su edad, ya que los “peques” suelen temer los zarandeos de los grandotes.

2. Práctica diaria de ejercicio:

Hacer ejercicio es vital para que el labrador se críe de manera saludable y para evitar las conductas destructivas por frustración. Recuerda que estos canes son buenos atletas y tan activos que no tienen suficiente con un paseo corto diario, sino que debemos procurar que hagan caminatas diarias, en general de unos 45 minutos, para evitar que estén ansiosos o inquietos.

Facilítale la práctica de sus actividades favoritas, como corretear por el monte o seguir la pista de un “botín de caza”, aunque la presa sea de mentirillas. Ten en cuenta que el ejercicio debe adecuarse a las condiciones de cada perro y a su edad.

3. ¡Ojo con el sobrepeso!

Los labradores son perros insaciables, siempre a punto para zamparse un bocado, lo que es problemático por su marcada tendencia a engordar. En nuestras manos está controlar que, desde cachorros, la dieta se ajuste a sus verdaderas necesidades, para prevenir la obesidad en la madurez y vejez.

La elección, cantidad y calidad del pienso debe ser la adecuada, ni más ni menos, incluyendo, claro está algún que otro premio bajo en calorías. En el mercado encontrarás alimentos elaborados especialmente para esta raza, que cuidan su peso y aseguran el aporte de nutrientes y ácidos grasos. Como complemento, el deporte le ayudará a quemar calorías para evitar la obesidad.

4. Educación en positivo y paciencia:

ciles e inteligentes, los labradores son unos animales, con una gran necesidad de estimulación mental, que podemos colmar con ejercicio y entrenamiento.

Lo bueno es que, con estos canes, la educación y el adiestramiento es pan comido, siempre que su familia humana se preocupe de ofrecerles una apropiada socialización, ya desde los inicios, y que sean constantes y pacientes en estas tareas.

En estas circunstancias, el labrador aprenderá rápidamente, gracias a su predisposición y gran capacidad de asimilación. Pero, recuerda: un labrador aprende con buenas maneras y no soporta los gritos ni los castigodesproporcionados. En cambio, será todo oídos ante las muestras de paciencia y adiestramiento en positivo de su familia humana o educadores.

5. Cariño, cariño y más cariño:

Si hay una raza perruna, especialmente cariñosa y necesitada de compañía y de las muestras de afecto y atenciones de su familia humana, esta es precisamente la del labrador retriever.

Eso está muy bien, y debemos respetar que quiera estar acompañado, pero también es bueno que aprenda a quedarse solo en algunos momentos.

6. Displasia de cadera, el talón de Aquiles del labrador:

La displasia de cadera es una patología que afecta especialmente a esta raza. Se trata de una enfermedad ósea hereditaria, consistente en la malformación de la articulación coxofemoral, que conecta el hueso coxal con el fémur y une el tronco a la extremidad inferior.

Puede derivar en dolorcojera y dificultad a la hora de sentarse o subir escaleras.  Si tu perro es un labrador, el veterinario ya te habrá hablado de la posibilidad de realizarle el test de PennHippara averiguar si tu can tiene la probabilidad de desarrollar esta afección. La prueba puede realizarse antes de los 4 meses de edad.

Hemos apuntado a causas hereditarias, pero también algunos factores ambientales pueden incidir en la aparición de esta enfermedad, como: la dietaejercicios excesivamente intensosalteraciones hormonales o el sobrepeso.

7. Atención a los oídos:

El labrador es propenso a contraer infecciones de oídos, por lo que debemos prestar un especial cuidado con esta zona, mediante la limpieza regular de las orejas.

8. Cuidado del pelaje

Con un labrador en casa, sabrás que estos canes mudan el pelo entre dos y cuatro veces al año.No obstante, suelen soltar pelo durante todo el año, por lo que necesitan un buen cepillado semanal, para eliminar el pelo muerto.

Si observamos grandes pérdidas de pelo o parchesdebemos llevarlo al veterinario, ya que podrían ser signos de estrés o cualquier otro trastorno o deficiencia.

Recuérdalo: grandes dosis de cariño y paciencia, un tanto de actividad, la dieta adecuada, buena compañía y atención a los puntos débiles; es la receta ideal para que tu labrador se sienta radiante, sano y feliz.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo!

Fuente: mascoteros.com

Otitis en perros y gatos

La otitis es una dolorosa inflamación del oído frecuente en perros y gatos. Detectar sus síntomas y poner un tratamiento cuanto antes es clave para evitar que se agrave y se cronifique, y pueda llegar a causar sordera.

La otitis es una enfermedad consistente en la inflamación de una o varias partes del oído originada por diversas causas y propiciada por ciertas características anatómicas y ambientales, que constituye uno de los motivos más frecuentes de consulta veterinaria. Esta enfermedad del oído puede afectar a muchas especies, incluyendo a los perros y a los gatos.

La otitis provoca en los animales dolor y en ocasiones pérdida auditiva temporal, junto a otros síntomas como veremos más adelante que te ayudarán a identificar si tu animal de compañía la padece. Siendo la humedad y la suciedad dos de los puntos clave en su origen, y la primavera y el verano las estaciones más proclives a que haga acto de presencia.

Dependiendo de la zona del oído afectada, la otitis de tu mascota recibe una denominación diferente:

  • Otitis externa: cuando solo abarca el pabellón auricular y el conducto auditivo, hablamos de otitis externa, que suele ser más leve y sencilla de diagnosticar y tratar.
  • Otitis media afecta a la zona de la bulla timpánica.
  • Otitis interna; afecta a la cóclea, conductos, e incluso a las estructuras nerviosas anexas. Estos últimos tipos de otitis a menudo son más graves y difíciles de curar, y muchas veces son consecuencia de otitis externas que no han respondido al tratamiento y se han cronificado.

Causas de la otitis en los animales

La otitis en nuestros animales de compañía está originada por diversas causas, y las más frecuentes son:

  • Infección bacteriana, fúngica o parasitaria: pueden aparecer de manera primaria, cuando los agentes infecciosos llegan a través del rascado o el contacto directo con animales infectados, o secundariamente a otras causas. Las bacterias como Staphylococcus, Proteus o Pseudomonas aeruginosa se establecen en el conducto auditivo y proliferan generando inflamación. Los hongos, concretamente la levadura Malassezia, también pueden causar estragos en el oído de nuestra mascota, especialmente en el perro. La infestación por ácaros de la sarna, como Otodectes cynotis, es la causa más frecuente de otitis externa en el gato.
  • Cuerpos extraños: los restos de semillas, ramitas, o algodón de los bastoncillos, pueden introducirse en el conducto auditivo causando otitis e infección secundaria, incluso perforación timpánica. Las conocidas espigas de las plantas gramíneas son una de las causas de otitis más habitual en los perros, especialmente en verano.
  • Traumatismos: las mordeduras o el rascado pueden desencadenar una otitis.
  • Sustancias irritantes: los restos de jabón, el agua sucia, y sustancias inadecuadas para la limpieza del conducto auditivo, como alcohol o agua oxigenada, pueden dañar el oído.

Factores predisponentes de otitis en perros y gatos

También existen factores anatómicos y ambientales que favorecen la aparición y el mantenimiento de una otitis en tu animal de compañía. Así:

  • La forma y tamaño de las orejas influye en la aireación del conducto auditivo: los perros con orejas largas y caídas son más proclives a padecer otitis, así como aquellos con tendencia al crecimiento de vello interior, como el caniche o el bichón maltés.
  • La humedad y el calor, además de la suciedad y el acúmulo de cerumen, son el caldo de cultivo perfecto para una otitis.
  • Los animales que padecen alergia, atopia, trastornos de la queratinización, o algunas enfermedades endocrinas, sufren otitis con más frecuencia debido a la alteración de la barrera protectora de la piel.

Fuente: webconsultas.com

Los ácaros en los gatos

¿Tu gato tiene acceso al exterior y notas que se rasca mucho y que se lame frecuentemente entre los dedos? ¿Has observado en él pequeños puntos de color naranja en algunas partes de su cuerpo o un líquido negro dentro del pabellón auditivo? Mucho cuidado porque en caso de haber contestado afirmativamente a estas preguntas es más que probable que nuestro gato esté infectado de ácaros.

Las larvas de los ácaros (Neotrombicula autumnalis) son unos parásitos presentes en el césped y en los campos que se adhieren a la piel de nuestros amigos de cuatro patas para alimentarse de su sangre. Poco a poco van tornándose anaranjados.

¿Cómo puedo saber si mi gato tiene ácaros? Los ácaros se adhieren a todos los lugares donde la piel del gato es más fina. Por ello deberemos buscar entre los dedos del animal, en el interior de sus muslos, en las axilas y en las orejas (sobre todo en el pabellón auditivo).

Para saber si el gato está infectado por los ácaros es suficiente con mirar bien en los lugares que te indicaba anteriormente (dedos, muslos, orejas y axilas) y observar que no haya pequeños insectos diminutos de color naranja. Normalmente forman grupos sobre la piel.

Su presencia causa picores en el gato, lo que puede provocar futuros arañazos por parte del animal. Muchos gatos tienen tal desesperación por los picores que llegan a ponerse la piel en carne viva o se lamen frenéticamente durante horas. Un signo de la presencia de ácaros es si vemos que nuestro animal se muerde o se lame las patas.

¿Qué hacer ante la presencia de ácaros? La mayoría de los antiparasitarios externos son muy efectivos ante los ácaros, produciéndoles la muerte. Sin embargo, debido a la ubicación particular de estos parásitos, es preferible utilizar medidas en forma de spray. Lo ideal es pulverizar una vez todas las semanas las zonas sensibles del gato para aumentar la concentración del producto en esos lugares.

Después de rociar en las zonas sensibles, debemos tener cuidado de que el gato no se lama en la hora posterior para que no se trague el insecticida. Lo mejor para conseguirlo es rociarle justo antes de darle de comer. Así nuestro compañero estará ocupado con otra actividad y mientras tanto el producto irá penetrando. 

Fuente: www.mundogatos.com

La rabia canina, síntomas y prevención.

La rabia en perros o rabia canina es una de las enfermedades infecciosas virales más conocidas, pues se trata de una patología que puede transmitirse a todos los mamíferos, incluyendo el ser humano, al ser una enfermedad zoonótica. Además, los perros son los principales transmisores a nivel mundial.

¿Qué es la rabia canina?

El término “rabia” proviene del adjetivo en Latín Rabidus, que se traduce como “delirante”, “furioso” o “feroz”, debido al comportamiento característico de los animales que padecen esta patología, los cuales muestran conductas agresivas.

Como hemos adelantado en la introducción, la rabia está causada por un virus de la familia Rhabdoviridae, que afecta principalmente al sistema nervioso central (SNC), extendiéndose y acumulándose en grandes cantidades en las glándulas salivares del perro, que causan una producción excesiva de saliva, infectada con el virus. Esta enfermedad está presente en el animal infectado y puede perdurar en las carcasas de los animales fallecidos hasta 24 horas.

Formas de contagio de la rabia en perros

La rabia suele contagiarse mediante la mordida de un animal infectado, no obstante, también puede transmitirse por medio de la saliva, por ejemplo si el animal lame una herida abierta, o bien si se producen arañazos en determinadas zonas, como en las mucosas. No obstante, se trata de situaciones poco frecuentes.

No olvidemos que esta enfermedad puede llegar a afectar al ser humano en caso de mordedura, por ello es tan importante realizar un adecuado plan de medicina preventiva e informarnos sobre los síntomas y las formas de contagio, con el objetivo de garantizar la salud del can, de otros animales domésticos y la de los propios tutores.

Causas de la rabia en perros

Los perros se consideran los principales portadores de la rabia, siendo vulnerables aquellos canes que no han sido vacunados y los que entran en contacto con animales silvestres, como zorros y murciélagos. No obstante, la forma de contagio más común es mediante la mordedura mamíferos domésticos, como gatos, perros y conejos.

El contacto directo con la piel (sin heridas), la sangre, la orina o las heces no es un factor de riesgo, exceptuando en los murciélagos, no obstante, es poco frecuente que los animales domésticos entren en contacto con estos pequeños mamíferos.

Actualmente se intenta controlar la rabia en países de todo el mundo, enfocando su prevención en perros y gatos, gracias a las campañas de vacunación y las múltiples medidas de protección. No obstante, la rabia sigue siendo una patología frecuente que aparece de forma puntual, hasta en los países donde está prácticamente erradicada.

¿Cómo saber si mi perro tiene la rabia?

Si sospechas que tu perro puede haber sido mordido por un perro callejero, un gato sin hogar o entrado en contacto con un mamífero silvestre portador, quizás quieras averiguar cómo saber si un perro tiene la rabia. Presta atención al siguiente paso a paso:

  1. Busca heridas o señales de mordedura: esta enfermedad se suele transmitir mediante la saliva, entonces, si tu can se ha peleado con otro perro o animal doméstico deberás, busca inmediatamente las heridas que le hayan podido causar.
  2. Presta atención a los posibles síntomas: si bien durante la primera fase no se manifiesta ninguna señal evidente, pasadas unas pocas semanas tras la mordedura el perro empezará a manifestar comportamientos extraños y, aunque no son síntomas que puedan confirmar la transmisión, sí pueden alertarte. Recuerda que los perros pueden presentar dolores musculares, fiebre, debilidad, nerviosismo, miedo, ansiedad, fotofobia o pérdida de apetito, entre otros síntomas. En una etapa más avanzada, tu perro empezará a mostrar una actitud furiosa que es la más característica de la enfermedad y que le da el nombre de “rabia”. Los síntomas que presentará serán el de salivación excesiva (puede presentar la típica espuma blanca con la que se relaciona la enfermedad), unas ganas incontrolables de morder cosas, irritabilidad excesiva (ante cualquier estímulo el perro se volverá agresivo, gruñirá e intentará mordernos), pérdida de apetito e hiperactividad. Algunos síntomas menos comunes pueden ser falta de orientación e, incluso, convulsiones.
  3. Fases avanzadas: Si no hemos prestado atención a los síntomas anteriores y no hemos llevado al perro al veterinario, la enfermedad entrará en la fase más avanzada, aunque hay perros que ni siquiera llegan a padecerlas, pues antes se les practica la eutanasia o mueren. En esta etapa los músculos del perro empezarán a paralizarse, desde sus patas traseras hasta el cuello y la cabeza. También estará aletargado, seguirá echando espuma blanca por la boca, ladrará de manera anormal y tendrá dificultades para tragar debido a la paralización de los músculos.

¿Cómo prevenir la rabia en perros?

Mediante el seguimiento estricto del calendario de vacunación del perro podemos prevenir que nuestro can padezca esta terrible enfermedad mortal. Generalmente se aplica la primera dosis alrededor de las 16 semanas y, de forma anual, se aplica un refuerzo para que el organismo del perro se mantenga activo contra el virus. Así mismo, antes incluso de la aparición de los primeros síntomas de la rabia en perros, si hemos observado que nuestro can ha sido mordido por otro perro o animal silvestre debemos acudir al veterinario.

¿Cuánto vive un perro con rabia?

No es posible determinar de forma exacta cuánto tiempo vive un perro con rabia ya que la fase de incubación puede variar enormemente dependiendo de la localización y gravedad de la mordedura. Por ejemplo: el virus transmitido por un mordisco profundo en la pata se extenderá mucho rápido que en una herida superficial en la cola.

Debemos saber que la esperanza de vida de un perro con rabia es relativamente corta, pues puede variar entre 15 y 90 días, siendo más corta aún en cachorros. Así mismo, una vez afectado el SNC y tras una manifestación evidente de los síntomas de rabia en perros, la muerte del can ocurre entre los 7 y 10 días.

En cualquier caso, si sospechas que tu perro pueda padecer la rabia acude cuanto antes a tu veterinario para aislar adecuadamente al animal, hacerle las pruebas pertinentes y evitar así el riesgo de propagación hacia otros animales y hacia las personas mediante la eutanasia.

Fuente: www.expertoanimal.com

Cuidados para un gatito con leucemia

Los gatos que portan el virus de la leucemia felina pueden vivir varios años, pero necesitan de algunos cuidados especiales para cuidar su salud y prevenir infecciones.

Cuidados de los gatos con leucemia

Se llama leucemia felina a la enfermedad cancerosa provocada por un retrovirus felino (FeLV por sus iniciales en inglés). Este virus no solo causa leucemia, también puede generar inmunodeficiencia y otros tipos de cáncer. Esta enfermedad es una causa de muerte importante en los gatos domésticos.

Se calcula que entre un 2 y un 3% de los gatos aparentemente sanos son portadores del virus, pero esta prevalencia puede aumentar hasta un 13% en gatos enfermos, muy jóvenes o en grupo de riesgo.

Una vez que un gato ha sido infectado, una gran cantidad de virus se acumula en su saliva, siendo esta la mayor fuente de contagio. Las mordeduras son especialmente peligrosas porque inoculan el virus dentro del cuerpo, pero también puede transmitirse por compartir platos de agua y comida o bandejas sanitarias dentro de la casa, por lamido o contacto de nariz a nariz. Las madres enfermas pueden contagiar a sus hijos antes de nacer o al darles de mamar. En el ambiente el virus no sobrevive más de unas horas, ya que es muy sensible a los desinfectantes comunes, a la desecación, al calor y la luz ultravioleta. Se necesita una gran carga viral para infectar a un gato adulto, de modo que generalmente hace falta un contacto prolongado para que la enfermedad se transmita.

El virus de la leucemia felina puede provocar muchas enfermedades diferentes según los órganos que ataque:

– Inmunodeficiencia: el sistema inmune débil no logra luchar contra otros virus, bacterias, hongos y parásitos, entonces se ven infecciones crónicas, que no responden bien al tratamiento. Muchas veces se detecta la leucemia porque un gato presenta infecciones a repetición en la boca o en la piel.

– Anemia: cuando el virus afecta la médula ósea los gatos desarrollan una anemia no regenerativa.

– Enfermedades inmuno – mediadas, por la acumulación de complejos grandes que se forman entre los anticuerpos del gato y el virus de la leucemia. Estos dañan los riñones, articulaciones y vasos sanguíneos.

– Problemas reproductivos: son frecuentes los trastornos de fertilidad, abortos, reabsorciones de fetos o  gatitos que mueren a poco de nacer.

– Problemas gastrointestinales: el virus puede provocar cáncer en los intestinos y el estómago, y se observan vómitos, diarrea y falta de apetito. Además proliferan fácilmente otros virus, parásitos y bacterias que provocan diarreas y gastroenteritis.

– Enfermedades neurológicas: como convulsiones, ceguera, parálisis, cambios de comportamiento que pueden deberse directamente a la acción del virus o a infecciones secundarias por toxoplasmosis o criptococosis.

– Déficit en la coagulación de la sangre, por disminuir el número de plaquetas (trombocitopenia).

– Ganglios agrandados, usualmente en el abdomen y en otras partes del cuerpo.

– Neoplasias: aproximadamente el 30% de los gatos con leucemia desarrollarán alguna forma de cáncer, generalmente linfosarcoma, leucemia linfoide o mielosis eritrémica.

Así los síntomas dependerán de la manifestación de la leucemia felina, pero en la mayoría de los casos ocurre una pérdida de apetito, pérdida de peso, fiebre y decaimiento al inicio de la enfermedad.

Los gatos con leucemia pueden llegar a vivir varios años. Es muy importante mantener para ellos un ambiente sin estrés y no permitir el contacto con gatos que padezcan enfermedades contagiosas. No deben salir de la casa para evitar encuentros o peleas con otros gatos y para prevenir accidentes. También hay que ser un dueño responsable y evitar que él contagie leucemia a otros gatos del vecindario. Por estas mismas razones también se recomienda castrar a los gatos y gatas seropositivos.

Es fundamental que el gato tenga el mejor estado general posible. Para esto hay que darle una muy buena alimentación, con piensos de primera calidad o con la dieta que tu veterinario te recomiende. Debes evitar darle alimentos crudos, como carne, huevos o leche sin pasteurizar, pues el riesgo de contraer enfermedades y parásitos (como la toxoplasmosis) de los alimentos es mucho mayor en gatos inmunosuprimidos.

Conversa con tu veterinario y elaboren un programa de controles cada 3 a 6 meses para poder detectar cualquier infección a tiempo y tratarla agresivamente. Se debe prestar especial atención a las encías, ojos, piel, ganglios y una palpación abdominal profunda. Con la frecuencia que él te recomiende es conveniente realizar hemogramas, bioquímica sanguínea y análisis de orina; también desparasitarlo y elaborar un plan de vacunación especial para tu gato. Siempre hay que pesarlo para tener registro de la evolución del peso.

En tu casa debes estar siempre atento a cualquier cambio que aparezca en tu gato, ya sea de comportamiento o físico, y no esperes para comentarlo con el veterinario. Acostúmbrate a revisar su boca, su piel, observar como es su materia fecal y cuánto orina, si no ha querido comer o notas que duerme más que antes.

Cuando el gato muestre signos de enfermedad, habrá que realizar el tratamiento que corresponda, con antibióticos, vitaminas, etc. Es importante prevenir la aparición de infecciones secundarias que podrían complicar aún más el cuadro. Los linfosarcomas se tratan con quimioterapia combinada con corticoides.

Se han obtenido resultados variables pero alentadores con el uso de proteína stafilocócica (PSA), interferón humano, Propionibacterium acnis y Acemmanan, un derivado del aloe. Todos estos son estimulantes inespecíficos de las defensas.

Las drogas antivirales que se usan en humanos, como el AZT y ddC no han tenido buenos resultados en los gatos y además provocan demasiados efectos secundarios tóxicos.

Es imposible saber cuánto tiempo vivirá un gato sano que ha salido positivo en un test de leucemia. Con buenos cuidados se calcula que en el lapso de 2 o 3 años aparecerá algún signo de enfermedad. A partir de entonces el tiempo de sobrevida es más corto. De ti depende que tu mascota reciba los mejores cuidados que puedas darle y que pase el tiempo que le queda rodeado de amor y caricias, evitando por todos los medios que contagie a más gatos.

Fuente: www.foyel.com

¿Por qué tener un Cocker spaniel americano?

Con un porte regio y elegante, gracias al que luce un aspecto realmente señorial, combinado con un carácter sumamente dulce y equilibrado, este animal conseguirá ganarse nuestro corazón con esa mirada tan tierna en milésimas de segundo. Estos canes resultan los compañeros ideales para todos aquellos dispuestos a brindarles su cariño.

Características del cocker americano

El cocker spaniel americano es la raza más pequeña, con un peso de entre 10 y 12 kilos en las hembras y 12-15 kg los machos, y una altura a la cruz entre los 33-36 centímetros en el caso de ellas y 36-39 cm en ellos. La distancia comprendida entre el punto más alto de la cruz y el suelo debe de ser algo más corta que la que haya entre la punta del esternón y la punta de la nalga, sin ser nunca el animal de cuerpo largo y bajo.

La esperanza de vida del american cocker spaniel suele ser de entre 12 y 14 años en los ejemplares más longevos, siempre que hayan recibido los cuidados oportunos y sus necesidades se hallen cubiertas de la mejor manera.

Carácter del cocker spaniel americano

Como ya nos deja ver con su tierna y dulce mirada, el american cocker spaniel es un perro extremadamente cariñoso y amigable, que nos brindará todo su amor y se volcará en los suyos con una lealtad infinita. Los cocker en general son muy cariñosos y alegres, su apariencia de peluche refuerza esa dulzura, pues nos entrarán ganas de achucharlo constantemente debido a lo atentos y afectuosos que se muestran con sus tutores, así como la delicadeza con la que tratan a los niños y otros animales.

Se trata de perros muy equilibrados, que son activos pero sosegados, cariñosos pero no pegajosos, sin duda son sagaces y responden rápidamente a los estímulos ambientales. Se trata de animales que gustan de juegos y ejercicios, sobre todo aquellos que simulan la caza debido a sus orígenes como perro de caza, pero se adaptan perfectamente a la vida en interiores siempre que se le den paseos regulares.

Cuidados del american cocker spaniel

Para mantener el pelo de nuestro american cocker lustroso y sin enredos hemos de cepillarlo como mínimo una vez al día. Se recomienda también bañarlo regularmente, y si queremos mantener su pelaje en las mejores condiciones y con la apariencia propia de la raza habrá que recurrir a los profesionales, visitando una peluquería canina de confianza para que nuestro perro luzca increíble. Estos cuidados resultan vitales para mantener su pelaje en buenas condiciones, ya que de lo contrario su abundante y denso pelaje estará siempre enredado y eso le dará una imagen descuidada. Si queremos que el arreglo del manto sea el típico de la raza hemos de buscar un profesional que conozca el estándar a la perfección y realice el corte con la destreza requerida. Así mismo, descuidarlo por completo puede propiciar el desarrollo de parásitos y, por ende, la aparición de problemas como la miasis canina.

Una de las atenciones más importantes que hay que dedicarle al cocker spaniel americano es mantener sus oídos siempre limpios y cuidados, ya que son tendentes a los problemas del aparato auditivo. Además, hemos de estar atentos a la posible presencia de espigas o residuos que pudieran ocasionar edemas u otitis, los cuales podrían complicarse y acabar desencadenando en una sordera permanente. Para limpiar los oídos ha de usarse un producto aprobado por nuestro veterinario de confianza para tal efecto, así mismo, será él quien nos explique paso a paso cómo ha de realizarse esta limpieza. Así evitaremos que nuestra mascota sufra molestias y picores, los cuales serán evidentes porque sacudirá la cabeza, le dolerá al tocar la zona y se rascará constantemente las orejas.

Educación del cocker spaniel americano

Los american cocker son en general bastante dóciles, lo que sumado a su maravillosa inteligencia y capacidad de aprendizaje debería facilitar el adiestramiento de nuestra mascota. Pero hay un factor que podría interferir en nuestra labor educadora, el cual no debemos dejar de tomar en consideración, y es que suelen ser perros bastante obstinados y cabezotas, por lo que puede que nos cueste un poco conseguir que comprendan y realicen las órdenes que se les mande.

Por esto deberemos ser constantes en lo referente a su educación, sin recurrir nunca a castigos ni físicos ni emocionales, pues existen técnicas apropiadas para enseñarles sin crear malestar ni dañarlos de ninguna manera. Para ello, acudiremos al refuerzo positivo, el cual en resumidas cuentas consiste en premiar de alguna forma al animal cuando este realice una conducta que queremos que mantenga, o conducta objetivo, para que así entienda qué es lo que debe hacer y qué debe evitar para obtener la recompensa deseada. De esta forma evitaremos que nuestro animal tenga miedos o se muestre reticente a ser adiestrado, momento en el que sacaría a relucir su cabezonería.

Fuente: www.expertoanimal.com

CÓMO CORTARLE LAS UÑAS A UN GATITO

La acción de arañar es un comportamiento innato en todos los gatos. Rascar superficies les ayuda a liberar su estrés, comunicarse con otros felinos e incluso, a estirar sus músculos.

Las uñas de un gato tienen varias capas. Cuando un gato trepa a un árbol o utiliza un rascador, la capa externa de la uña se desprende y aparece debajo una nueva capa afilada (si te fijas, con frecuencia encontrarás restos de uñas cerca de la zona del rascador). Para asegurar que podéis jugar juntos sin sufrir arañazos accidentales, te aconsejamos que cuides las uñas de tu gato con frecuencia.

​PAUTAS PARA CORTAR LAS UÑAS A UN GATITO

Los gatos son reacios a situaciones a las que no están habituados. Si lo acostumbras al corte de uñas desde que es un cachorro, conseguirás que se familiarice con esta actividad y la asimile como un hábito agradable.

Las siguientes pautas pueden ayudarte:

– Examina las uñas de tu gato una vez por semana.

– Si son visibles cuando tu gatito está en reposo, es necesario cortarlas. Ten muy en cuenta este aspecto, porque en condiciones normales las uñas de los gatos permanecen retraídas.

– Generalmente debes cortarle un poco más las uñas de las patas posteriores, ya que los gatos desgastan más las de las patas delanteras.

– Con cuidado y paciencia, agarra cada uno de sus dedos, y presiona la almohadilla para que la uña salga y puedas cortarla. El cortaúñas no debe tocar nunca la vena interior que recorre cada una de las uñas. En el veterinario y en tiendas especializadas, encontrarás múltiples opciones de cortaúñas. Escoge el que consideres que puede cubrir mejor las necesidades de tu gatito.

– Si estás nervioso u observas que tu felino está alterándose en exceso, es conveniente que aplaces la tarea. También puedes llevarlo al veterinario para evitar complicaciones.

– Por último, aprovecha el momento del corte de uñas para comprobar que las almohadillas de tu gatito no presentan cortes ni cuerpos extraños. Si observas algo fuera de lo habitual, comunícaselo al veterinario.

Fuente: www.purina.es